Manuel Jiménez de Parga y Cabrera

(Granada 1929 - Madrid 2014)

El Profesor Manuel Jiménez de Parga y Cabrera empezó a ejercer la abogacía a principios de los años 60 del siglo pasado, siguiendo la tradición familiar, compaginando el ejercicio de la abogacía con la docencia, como Catedrático de Derecho.

Así nació lo que, más de 50 años después, es hoy el Despacho Jiménez de Parga.

El Profesor Jiménez de Parga tuvo una extensa y polifacética vida profesional:

Licenciado en Derecho con Premio Extraordinario por la Universidad de Granada, obtuvo el Doctorado en Derecho por la Universidad de Madrid.

Empezó su vida docente como Profesor encargado de la cátedra de Derecho Político en la Universidad de Madrid en 1956. Catedrático por oposición de la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona durante 20 años, de 1957 a 1977. Fue Decano de la Facultad de Derecho (1976) y Rector de la Universidad de Barcelona (1976-1977). Terminó su vida académica como Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Madrid (1981-1995).

En 1977 fue elegido Diputado en las Cortes Constituyentes por la UCD.

Tras las primeras elecciones democráticas, el Presidente Adolfo Suárez le nombró Ministro de Trabajo, y posteriormente Embajador-Representante permanente de España ante la Organización Internacional del Trabajo en Ginebra.

Entre 1986 y 1995 fue Consejero Electivo del Consejo de Estado.

En 1995 el Gobierno del Presidente Felipe González le nombró Magistrado del Tribunal Constitucional. En el año 2001, el Pleno del Tribunal Constitucional le eligió Presidente de la institución, cargo que ostentó hasta la finalización de su mandato en el año 2004.

Posteriormente, volvió nuevamente al ejercicio de la abogacía, siendo Presidente de Honor del Despacho Jiménez de Parga hasta su fallecimiento.

Fue académico de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Doctor Honoris Causa de la Universidad francesa de Burdeos, y de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Profesor Emérito de la Universidad de Bauru, São Paulo (Brasil).

Era Hijo Predilecto de Andalucía y Medalla de Oro al Mérito por la Ciudad de Granada.

Le fue concedida la Gran Cruz de Carlos III, máxima condecoración del Reino de España, así como la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, al jubilarse como Catedrático después de más de 45 años de docente. También le fue concedida la Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort, como Presidente emérito del Tribunal Constitucional.